VIAJES REALIZADOS BLOG PROYECTOS NOTICIAS ANTERIORES FOTOS ENLACES
 
     
 

 

Cronica Escrita por Israel Perea:

SUDETY MTB CHALLENGE, EL PLAZER EN BIZICLETA

24/07/10, En Algún  lugar entre Polonia Y Chequia.

Acabamos de llegar – Unai “Pani”, Oscar “Katas”, Juan Mari y yo- al Centro neurálgico de la SUDETY MTB CHALLENGE 2010, prueba internacional por etapas surgida de la Chistera de esa fábrica de organizar eventos para Mtb que es “G&G Promotion”.

Un transporte especial facilitado por la organización de la prueba nos traslada en menos de tres horas directamente desde el aeropuerto de Praga hasta Kudoba Zdroj.

¿PORQUÉ IR A POLONIA CUANDO PUEDES ANDAR EN BICI EN CUALQUIER PARTE? Pero antes de continuar, merece la pena explicar que nos ha llevado a cuatro miembros del “Team Ciclos Getxo” a venir a Polonia a correr una carrera. Puede decirse que el culpable de todo fue Asier Enzunza, quien, allá por noviembre, nos envió  una correo electrónico con un “enlace envenenado” a la web del evento, www.mtbchallenge.com , mostrando interés por acudir a esa carrera… Este comentaba que la carrerita estaba organizada de 10 y que el recorrido merecía la pena, según la poca gente que la había corrido desde aqui. Finalmente Asier no pudo venir a pesar haberse inscrito, pero en todo momento se implicó en la historia tan a fondo que lo mínimo que podemos hacer es mandarle una especial agradecimiento por habernos embarcado tan atinadamente. Pero la pregunta que todos nos hacían cuando lo contábamos era ¿Porqué ir a Polonia a andar en bici, cuando puedes hacerlo en cualquier parte? La pregunta es comprensible y me temo que no puedo contestarla, lo único que puedo es contar nuestras impresiones.

LA CARRERA: UNA VUELTA POR ETAPAS

 
 

El formato de la carrera responde a una competición por etapas en bici de montaña. En el caso de la Sudety MTB Challenge consiste en un prólogo cronoescalada (individual o en parejas) más  cinco etapas de maratón en línea de entre 60 y 85 kilómetros y no menos de 2000 metros de desnivel cada día. La organización pone el acento en el carácter internacional de la prueba, con representantes de más de 10 países.

25/07/10. PRÓLOGO: DUSZNIKI ZDROG. 3 KM. DESNIVEL + 175 M

Se trata de una breve toma de contacto desde un parque en el centro de la localidad hasta las instalaciones de Biathlon situadas en un montecito encima del pueblo. Según el orden de salida fijado por la organización salimos pronto,  demasiado pronto, a las 14:19 Pani y Katas y 30 segundos después nosotros. Los primeros salen a las 14:00.

 
 

 

CORREN LOS HERMANOS SLECK, DIGO… SWAT!!

Ciertos problemillas con la logística nos impiden preparar bien la etapa y salimos habiendo reconocido escasamente el trazado. Por eso las sensaciones en general no fueron buenas. Tardamos 9´:46´´ ¡¡¡¡Las dos parejas!!!! Cosas del azar, fue la única etapa en que ambos equipos marcamos el mismo tiempo  a pesar de correr separados.

Como decía las sensaciones fueron malas, en mi caso se resumen en ardor de piernas, acido láctico hasta en los brazos (tuve miedo realmente de no poder sujetar el manillar en la bajada de 200 metros hasta meta) y preguntas constantes (¿qué hago aquí?¿quien co**  me ha mandado venir aquí?…

 

 
 

En cuanto al tiempo marcado, quedaba lejos de los mejores que registraría la pareja formada por los Hermanos Swat de Polonia -unos chavales de 18 y 20 años que venían desde el comienzo a dar guerra en la general. Nos metieron más de un minuto. La chispa de la juventud, pensamos.

Después de competir, abrigarse -pues a pesar del tímido solete, hay un viento que corta- y nos vamos a rodar una horita para recuperarnos.

26/07/10. 1ª etapa: DUSZNIKI ZDROG-KRÁLÍKY. 83 KM. Es la etapa más larga, pero la más llana de todas. Según nos hemos informado por las clasificaciones de otros años, en esta etapa se marcan unas medias altísimas pues se combinan tramos de falso llano con rápidos senderos en su parte central. La meta se sitúa en Králíky al otro lado de la frontera checa.

Desde la organización nos informan de que temen que aparezca la lluvia y el barro en algún momento.

Se toma la salida y rápidamente iniciamos el primer puerto del día un trazado por una pista ancha camino de la estación de Ski en la cima del Srodkowe (1084 m.  Sobre el nivel del mar). En plena subida se toma un desvió que se convierte en una exigente subida por un estrecho camino con curvas entre los árboles dificultado con una pinocha humedecida y por la pendiente, cuesta ciclar, mucho, se avanza despacio y se forman los tapones. Cuando se corona comienza un descenso estrecho y técnico, donde nos separamos de Katas y Pani. ya no les veríamos hasta la meta.

Se nota que la gente anda fresca y nadie quiere ceder la posición, en la bajada se nos coloca gente en medio y perdemos un tiempo hasta reagruparnos. Luego vienen los tramos de rodar, donde lo conveniente es aprovechar la potencia de algún ciclista norte-centro europeo que nos lleve. No se presenta la ocasión, además el recorrido fácil que esperábamos se ha trasformado en una trampa pues después de rápidisimos tramos de pista se combinan senderos embarrados que provocan numerosas caídas, por suerte en blando.

Hoy no es nuestro día, no conseguimos acoplarnos y el recorrido se vuelve una penitencia. El objetivo es tratar de minimizar la pérdida, pero no es fácil, pues tras la encerrona en el llano se unen varias subidas intermedias por interminables campas de hierba y senderos ratoneros con sube bajas que impiden coger el ritmo. Para terminar una subida por pista cruzando la frontera con Chequia y un descenso final por un sendero de esos que borran las penas. Finalmente tardamos 4h 28´, 8 minutos más que El otro equipo de Ciclos Getxo que se ha portado bien, han aprovechado el primer descenso para abrir hueco y no sólo lo han mantenido sino que han ido aumentándonos la diferencia. Por suerte sólo se nos colaron 2 parejas en medio. Parece que la etapa se hizo dura a más gente.

En la general estamos octavos y duodécimos.

Este día se puede decir que no alcanzamos el objetivo fijado, que era bajar de las 4 horas, pero sin duda que  el tiempo y el terreno han tenido parte de culpa. Después de la rutina de limpieza de bicicletas, engrase y deposito en el parque vigilado, Gregorz el capo de la organización se encarga de llevarnos personalmente hasta el hotel situado a media hora en coche de la llegada en un pueblecito (Miedzygórze) metido en el corazón del  monte. De ahí no nos movimos hasta el día siguiente.

27/07/10. 2ª etapa: KRÁLÍKY-STRONIE SLASKIE. 78 KM.

Hoy salimos en dirección norte camino de la frontera y tenemos una larga jornada por delante, es la que más desnivel positivo acumula, y también la que tiene la subida más larga de la carrera.

 
 

Comenzamos enlazando una subidita corta que enseguida se estrecha obligando a ir de a uno por una zona herbosa. Sigue habiendo muchas fuerzas entre la gente y cuesta avanzar en el pelotón que trascurre muy estirado. E n el descenso comenzamos a remontar posiciones. Después la segunda subida se hace a un ritmo fortísimo caminando los cuatro agrupados y recuperando posiciones cada vez más despacio. Sin darnos cuenta comienza la subida larga del día y de toda la vuelta, 11 km y casi 600 metros de desnivel positivo. Seguimos apretando y el ritmo que mantienen sobre todo Unai y Juan Mari se hace muy exigente. La subida comienza por una carretera muy rota, de aspecto abandonado, luego enlazaba una pista de grijo bastante ancha con un desnivel constante de esos que van desgastando poco a poco. Luego el terreno cambia y pasamos a ciclar por un caminito muy bonito según nos vamos aproximando a la cresta del monte de la que nos quedamos muy cerca.

 
 

Poco a poco el camino se pone más técnico y tras un giro comienza un descenso brutal. Al comienzo es un sendero de montaña con desnivel variable, pero sembrado de rocas puntiagudas y raíces que al menor despiste podían arrojarte fuera del camino. Así le ocurrió a un checo que venía junto a  nosotros, al que tuvieron auxiliar Katas y Pani. Después el camino se empinaba y se difuminaba por un pinar lleno de pinocha y empinadísimo en el que había que ir super concentrado para conseguir bajarlo montado. En ese tramo dejamos atrás a algún rival más, y seguimos agrupados los cuatro.

Más adelante seguimos por la zona intermedia de la etapa, una “montaña rusa” con varias subidas por  pista incómoda por las piedras el calor y sobre todo el ritmo. En ese momento (después nos enteraríamos) Katillas lo estaba pasando mal, pero él y Pani hicieron un gran trabajo de equipo y nos mantuvimos agrupados junto con una pareja de masters de Chequia hasta el 2º avituallamiento.

En ese momento se volvió a reproducir la situación que tuvimos en la Trans Alp de 2008, cuando en un rápido repostaje les dimos esquinazo a Unai y Catas. Parece que se acordaban y esta vez nos devolvieron la jugada, marchándose mientras nosotros rellenábamos el camel de Juan Mari.

A toda prisa nos lanzamos a un rápido descenso por una pista de cantos rodados clavados al suelo y muy resbaladizos, pero no pudimos alcanzarlos. En los tramos siguientes entre bajadas técnicas por senderos húmedos y revirados nos pusimos a trabajar muy duro para enlazar aunque sin existo de momento. De todos modos no había que preocuparse pues aún así estábamos haciendo muy buena etapa y además todavía quedaba terreno para recuperar.

Pero con lo que no contábamos era con el invitado sorpresa de las averías mecánicas y justo en la transición al último bloque de subidas de la etapa, la bici de Juan Mari se avería. Son momentos duros, de duda, no se si vamos a tener que abandonar. Desde luego, no apostaría un céntimo por nuestras facultades mecánicas. En fin, descubrimos el problema, el cable de cambio se ha roto. No llevamos recambio. No hay asistencias cerca.

Por suerte, la rotura es cerca del extremo del cable, así que forzando el recorrido del mismo conseguimos unirlo. La bici cambia pero solo los tres últimos piñones. Hemos reparado, pero la avería nos ha costado al menos 13 minutos de retraso.

Cuesta arrancar de nuevo, hacemos la subida, recuperamos alguna posición pero hoy no caben los milagros, el desarrollo obliga a Juan Mari a sufrir en las bajadas y tramos rápidos, además la zona final es un espectáculo técnico y ya es muy difícil hacer labor de equipo para remontar algo. Sólo nos queda enjuagarnos las lágrimas en la preciosa zona del final a través de los senderos que discurren por esos preciosos bosques.

Ufff, por fin se acabó, la meta está tras la bajada a un kilometro escaso del final de la misma y en una bonita zona al lado del rio. Hemos vuelto a perder tiempo, pero hay buenas noticias  Katillas y Pani han quedado cuartos de la etapa, se colocan también en cuarta plaza de la general y lo que es mejor, al día siguiente entrarían en la primera línea de la parrilla de salida.

Echándole un ojo a la clasificación se me ocurrieron un par de cosillas. Lo primero y más obvio, que la carrera no nos estaba saliendo (a Juan Mari y a mí) como teníamos planeado. Los dos primeros días habíamos perdido mucho tiempo. La segunda, que los primeros de la general a excepción de los líderes, hicieron unos tiempos bastante cercanos al de Unai y Katas. La conclusión era que teníamos que cambiar de estrategia, olvidarnos de correr por y para la general y buscar otros objetivos…  Quedaban aún tres etapas.

 
 

28/07/10 . 3ª etapa: STRONIE SLASKIE-BARDO. 59 KM.

[Acaba de terminar la tercera etapa cuando escribí estas líneas.]

Esta jornada  era aparentemente la más asequible, por recorrido y altitud. Pero… Tenía trampa. Escondía un recorrido muy técnico y quebrado como los dientes de sierra sobre todo en la mitad del recorrido con continuas subidas y bajadas. y un final terrorífico con un descenso resbaladizo y lleno de piedras y raíces.

Después de haber perdido bastante tiempo los días anteriores (Juan Mari y yo) los ‘ánimos no estaban muy altos en la línea de salida. Además los otros colegas del “Team Ciclos Getxo” (Unai y Oscar) habían pillado plaza en la parrilla de salida y no tenían que esperar al mogollón del principio de etapa.

 
 

Para animarnos le comento a Juan Mari que salir en Parrilla tiene ventajas pero también algún inconveniente (exceso de presión, exceso de relajación, etc..) Poco a poco el camino se pone más técnico y tras un giro comienza un descenso brutal. Al comienzo es un sendero de montaña con desnivel variable, pero sembrado de rocas puntiagudas y raíces que al menor despiste podían arrojarte fuera del camino. Así le ocurrió a un checo que venía junto a  nosotros, al que tuvieron auxiliar Katas y Pani. Después el camino se empinaba y se difuminaba por un pinar lleno de pinocha y empinadísimo en el que había que ir super concentrado para conseguir bajarlo montado. En ese tramo dejamos atrás a algún rival más, y seguimos agrupados los cuatro.

Sin embargo, lo que si resultó positivo es que la salida se hizo neutralizada por el pueblo dando un paseo de 2 Km para que el público nos viese. Así que pudimos colocarnos enseguida a la par que nuestros colegas.

Pronto empezaba una subida de unos 8 km, así que como había mucho que recuperar nos pusimos a apretar un poco, y llegamos a estar muy cerca de la cabeza de la carrera, poco a poco fuimos pasando gente y llegamos a ir terceros por equipos (scratch). De Unai y Oscar no había rastro.

Así comenzaba un difícil descenso donde era muy importante no tener gente frenándote. Ese era nuestro primer objetivo y la verdad que lo conseguimos decentemente. Luego comenzaba la zona del medio por carretera, donde nos adelantaron (corrijo nos pasaron por encima) Los hermanos Swat que llevaban un ritmo increíble, después  de unos minutos los dejamos ir para no desfallecer, pero se llevaron a rueda a otra pareja de elite, unos trancas escoceses de Fort William. Así hicimos la parte más difícil de la etapa a la postre, no cebándonos para evitar la pájara. Un poco más adelante, en las zonas de subida largas podíamos ver a los escoceses, que estaban luchándolo con todo lo que llevaban. Había que empezar a apretar de nuevo.


El final fue una lenta agonia, por una pista de ascenso no demasiado pendiente, en la que nos exprimimos para pasar a los que iban terceros y de postre el consabido descenso ¡¡¡por un vía crucis!!! (que mal rollo), que nos dejó un increíble sabor de boca para terminar. En la bajada perdimos alguna posición pero no eran de equipos asi que “ no problemo “.

Acabamos quintos de scratch en parejas y 26 y 27 de todos, lo cual está muy muy bien, además les metimos un par de minutos a Unai y Oscar. Y lo más importante quedamos terceros en parejas elite. Eso suponía que tendríamos ceremonia del pódium!!!

Sin embargo fue una pequeña decepción cuando por un malentendido con el speaker de la organización, nos indicaron que el pódium era Scratch, nos quedamos sin la ceremonia de premios. Era una pena ya que al comienzo mi objetivo secreto era conseguir subir al podio en una etapa y quien sabe si se volvería presentar la ocasión. Al menos habría que intentarlo.

 

 
 

29/07/10. 4ª etapa: BARDO-GLUSZYKA. 58 KM.

Antes de comenzar la penúltima etapa, podría decirse que el team Ciclos Getxo había logrado una meritoria participación en la Sudety Mtb Challenge. Por una parte Oscar y Unai habían exhibido una gran regularidad en la prueba y como premio se encontraban en cuarta posición de la clasificación general. Nosotros habíamos logrado un tercer puesto de etapa, del que no quedo constancia por el dichoso malentendido.

A partir de ahí, los objetivos para ambos eran claros, conseguir la tercera plaza de la general y lograr más pódiums parciales. Por delante teníamos una auténtica montaña rusa.

 
 

El caso es que Unai, pasó unos malísimos momentos, cuando escasos metros más adelante volvió a caerse –esta vez al chocar contra mi rueda trasera tras un frenazo provocado por otro charco. Aun le llevó un tiempo tranquilizarse, perdiendo unos segundos con respecto a nosotros.

Por nuestra parte la cosa tampoco es que fuera demasiado bollante. Ibamos cerca de los segundos y terceros de la general y del pódium de la etapa, pero no conseguíamos alcanzarles. La situación minaba un poco por que a pesar de irles viendo en gran parte del recorrido, la distancia real era mayor. La cosa empeoró más cuando en un fatal descuido nos equivocamos en el trazado a seguir tomando un desvió en una bajada que nos hizo perder unos valiosos minutos. No sería el único incidente que sufriríamos ese día ya que cerca del final nos volvimos a colar perdiendo esta vez parte del recorrido final de la etapa. En esta 2ª excursión fuimos acompañados de un Belga que alcanzamos en la bajada. Tras dar unas cuantas vueltas por una carretera en sentido contrario, acertamos a llegar a la meta con más tiempo perdido. Llegamos de nuevo a más de 10 minutos Katas y Unai, quienes tampoco pudieron recortar tiempo a los escoceses.

Sin embargo, a pesar de habernos perdido, de no haber disfrutado el tramo final de la etapa y de haber caído algunas posiciones en la general, podría decir que la cuarta me pareció la etapa reina de esta edición de la Sudety. No tenía tanto desnivel como la segunda, pero por el esfuerzo que costaba avanzar, por los paisajes y por todos los cientos de caminos y senderos que cogía para mi era la etapa más completa de todas. Sin duda haberla acabado de esta manera nos dio mucha pena.

Sólo nos quedaba una carta para lograr nuestros objetivos. Para prepararnos nos fuimos a tomar una cena rica en Hidratos, proteínas minerales y sales,… una pizza.

En Cuarenta kilómetros se subían cerca de 2000 metros!! Puede que no parezca demasiado si se compara con una etapa de la transalp, pero la gran diferencia es que no se trataba de subidas continuadas más o menos fáciles de ciclar. Por el contrario, casi todo discurría por caminos complicados, senderos y pistas rotas con porcentajes bestiales de ascenso seguidos de bajadas de las de llevar el culo para atrás y rezar para no hacer volquete.

De salida tuvimos algún que otro susto, por mi parte sufrí una enganchada cuando rodábamos en pelotón que me obligó a patinar con un pie en el asfalto para no caer. Por suerte sólo fue un aviso, el primero. Más adelante, cuando la carrera se estaba decidiendo, se produjo uno de los incidentes más surrealistas de la carrera. Cuando rodábamos agrupados los cuatro con los escoceses que iban terceros y alguno que otro más, en un estrechamiento provocado por un gran charco (casi ciénaga) que ocupaba la pista, los dos escoceses que iban remolcándose mutuamente con una cinta arrollan a Pani al paso del Charco lanzándole al barro. Después la situación provocó más de una risa entre todos los que estuvimos allí, pero en el momento se vivió gran tensión que por suerte no degeneró en nada más.

 
 

30/07/10. 5ª etapa: GLUSZYKA-KUDOVA ZDROG. 69 KM.

El principio del fin se acercaba, y para templar los nervios nos tocó padecer una hora y media de viaje transfronterizo, en los autobuses de “última generación” que fletó la organización para los desplazamientos. Ello nos dejó tan sólo media hora para prepararnos sin tiempo por tanto para calentar las ya maltrechas piernas.

Por la noche repasando  la etapa, fijamos una estrategia muy simple, apretar al comienzo, mantener en la mitad y echar el resto al final. O sea, lo de todos los días. También vimos que gran parte de la etapa transcurría por la divisoria entre Chequia y Polonia con bastantes tramos de pateo y que al final cuando se llegaba a un collado con una antena, sólo quedaría bajar a meta.

 
 

De salida y tras los primeros metros agrupados comienza la primera ascensión del día y sin perder tiempo pego un arreón y me meto en la zona delantera del pelotón, para ponerme a rueda de la pareja de masters checos con idea de hacer la carrera lo más próximo a ellos, lo cual sería un buen resultado.

Después del primer descenso, veo que se van acercando Unai, katas y Juan  Mari, así que ponemos la directa y comenzamos a rodar a relevos todos juntos. Entre tanto no hay rastro de los Escoceses, buena señal. Además he podido contar que apenas llevamos tres parejas por delante y alguna la tenemos cerquita.

Hacemos los tramos de pateo por la muga y las sensaciones eran muy buenas, a pesar de que no había ningún descanso con continuos planchones de subida seguidos de bajadas húmedas y complicadas en las que había que hilar fino, echamos el guante a unos belgas que querían aguarnos la fiesta. En esos tramos hubo momentos en que se hizo difícil mantener la formación, pero convenía seguir agrupados pues más adelante, después del segundo avituallamiento y antes del ultimo tramo de la etapa de nuevo exigente, había una zona de rodar en la que podíamos hacer buen camino los cuatro a relevos.

Posiblemente esos momentos de rodar los cuatro en grupo –aunque escasos- sean uno de los mejores  recuerdos que guardo de la Sudety. De todos modos ya llegábamos a la subida decisiva de la etapa y ahí se me antojaba difícil que pudiéramos aguantar el grupo. De hecho Juan Mari había hecho la goma al comienzo de la etapa y se antojaba complicado que pudiera aguantar el ritmo de Unai y Katas.

Cual fue nuestra sorpresa cuando apenas empezada la subida, por cierto una ascensión por un camino ancho que tenía tramos de una especie de calzada antigua con piedras enormes- Juan Mari pega un tremendo arreón que Pani no puede seguir, provocando que nos marchemos sólos hacia meta. Le pregunto como va, dice que bien, insisto en que queda mucho para el final pero sigue dándole.

La subida se hace muy larga pero nos anima ver alguna pareja muy cerquita, vamos según mis cálculos cuartos, el pódium esta cerca. No hay rastro de los compañeros que parece que estén pasando una crisis. De repente antes de un descanso en la subida aparecen dos conocidos, nada menos que los hermanos Swat, quienes estaban reparando algún pinchazo. Toca apretar más. También les superan los socios de Ciclos Getxo. En ese momento sin nosotros saberlo estamos ambos en el pódium de la etapa.

Tras un encadenamiento de sube bajas hacemos una bajada larga y técnica por una zona muy boscosa y lamentablemente Juan Mari resbala con una raíz y se cae al suelo. Sin embargo a pesar de que se hizo daño en una pierna monta de nuevo y afronta la última subida por una recta de pavés hasta la dichosa antena, después una bajada con tramos de escaleras incluidos que llevaba directamente al gran parque de Kudowa donde se sitúa la meta.

Se acabó la aventura y aunque aún no lo sabíamos, habíamos logrado el objetivo, pues quedamos segundos de parejas en la etapa con lo que la satisfacción era doble o triple. Esta vez no nos quitaba del pódium nadie.

Finalmente Katas y Unai eran superados por muy poco por los Swat, y privados del podium de etapa. Sólo faltaba esperar a que tardasen en llegar los escoceses y birlarles el tercer puesto de la general. Y tardaron en llegar casi diez minutos pero no fue suficiente. Lastima, pues se puede decir que esta vez rozamos el pódium acabando cuartos y quintos de la general, que tampoco esta mal. Además también conseguimos una foto de pódium por finalizar entre los cinco primeros.

 
 

 

TERMINANDO.

Son raros los momentos en que tienes esa sensación de haber culminado un reto personal, en el que has empleado mucho tiempo y esfuerzo, cuando ocurre su recuerdo dura mucho tiempo. Algo así me pasó tras la última etapa. Esta carrera combina el aspecto de disfrutar de la bici por sitios increíbles en muchos momentos pero siempre dentro de en un entorno muy, muy, competitivo. Habría mucha gente que no comparta ese punto de vista, y no tenga esa visión competitiva, pero seguro que se acuerdan lo dulces que saben esos momentos en que sienten que han hecho algo importante para ellos, algo que les marcó.

 
 

A aquellos quienes disfrutan sufriendo en bici, puedo recomendarles la experiencia, dije que del 1 a 10 le daba un 7,5. No sé, que sea un notable alto. El fuerte de la carrera es que quien la organiza le gusta el MTB, eso se traduce en unos recorridos sorprendentes, un trato exquisito al corredor y un entorno entrañable. Siendo quizá injusto diría que le falta el panorama que circunda a otros entornos de montaña, Alpes, Pirineos, Picos de Europa… Pero me parece que es imposible aunar una riqueza paisajística (que en la sudety la hay, pero a la que quizá por donde vivimos estamos algo acostumbrados) con tanta calidad en el recorrido. Si alguien conoce esa carrera que me lo diga que me apunto.

Entre los recuerdos que quedan, tardaremos en olvidar la movida del Pani con los escoceses, que trajo cola hasta en el pódium, o el ataque a lo zorro de Juan Mari, incluso las tardes que pasamos echándonos unas risas viendo los videos de los MONOPOL y compañía, con los estiramientos de Juan Mari y con las cualidades multilingüisticas de Unai. Pues al fin y al cabo no todo va a ser competir.

 

 

 

 

e-mail:catasbayo@hotmail.com